Seguinos en Facebook Instagram Twitter
Principalmente Nublado Principalmente Nublado5 °C

Cuento de Pueblo Chico

#Cuento: El vago

¿Qué características tiene realmente un vago?

¿Qué características tiene realmente un vago?

Cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia.

Difícil y dura resultó ser siempre la vida de Ignacio Vagoneta que, con treinta y dos años, entre las pocas veces que trabajó fue como voluntario en una campaña de Cáritas. En Arroyo Seco siempre tuvo la fama de odiar el trabajo tanto como el gato al agua, pero todo se debe a que cuando en la escuela secundaria le informaron sobre su deber de hacer pasantías, esos días se enfermó con cuarenta y tres de fiebre.
Jamás agarró siquiera una pala. No hacía fuerzas ni siquiera sentado en el inodoro, y el día que le dieron una tenaza para desarmar su bicicleta, estuvo tres horas buscando la manera de usar esa herramienta hasta que desistió y pidió un manual de instrucciones.

Cuando sus amigos le hablaban de cierto lugar o fábrica que estaba necesitando de empleados, una rara alergia le brotaba en sus brazos y no podía disimularlo. Y si le decían que una empresa ubicada en el norte de la ciudad tomaba gente, él agarraba su bicicleta y recorría el sur, desorientado como yerno abrazado por su suegra.
Cierto tiempo pasó a ser parte de la planta municipal. Trabajó en maestranza y una mañana le pidió al Secretario de Obras un permiso de seis horas para llevar a su perro al veterinario. Como le negaron el permiso, trabajó sin ganas y rompió algunas máquinas de la Municipalidad. Finalmente cobró su sueldo un día viernes (atrasado, pero lo cobró) y al día lunes desapareció del corralón. Tampoco fue mucho lo que cobró, ya que del mes de empleo trabajó sólo siete días y el resto lo pasó con carpeta médica por un simple dolor de pulgar.

En el momento que lo llamaron de Grimoldi para que entrara a trabajar, el día antes de ingresar se llegó al correo y envió un telegrama de renuncia.
“¿Desde hace cuánto que trabaja ahí?” – le preguntó la secretaria del correo.
“Cero días… Iba a entrar mañana.”
Bajo la presión de su madre, cansada de mantenerlo, compró un escueto curriculum en El Indiecito, pero jamás lo llenó con sus datos ni tampoco lo fotocopió para repartirlo en las empresas. Y si lo hacía, ponía algún que otro dato falso con tal de que nadie lo ubicara.
Pero por esas cosas de la vida, un día lo llaman desde Dreyfus y se presenta a la entrevista:
“¿Sabe soldar?” – le preguntó el personal de recursos humanos de la empresa.
“No.”
“¿Sabe electricidad?”
“No.”
“¿Sabe manipular un torno?”
“No.”
“Dígame, ¿qué sabe hacer? ¿Para qué vino a la entrevista?”
“Nada. Sólo vine a decirle que conmigo no cuente.”

Además consiguió por entonces un Plan Trabajar del gobierno. Como contraprestación a ese subsidio debía realizar servicio en alguna institución por un par de horas al día… Cosa que jamás cumplió pero, de todas maneras, no tardó en quejarse cuando se lo quitaron.
Su situación económica sin embargo no era nada mala, de vez en cuando lograba enamorar a una cincuentona que lo llevaba a su casa, lo empilchaba y así sobrevivía un par de semanas. Así es que cuando le estaba faltando mantención, se iba a los bailes del Club de Tango o del Centro de Jubilados y regresaba llevando del brazo a una que otra mujer mayor necesitada de amor.
Uno de sus mejores amigos, viendo su situación, le recomendó que se dedicara a la política y que se postulara para un cargo en el Concejo Deliberante. Así fue como se sumó a uno de esos partidos políticos que hay en Arroyo, hizo tres meses de militancia y lo pusieron en una lista. Resultó ser que ganó; pero cuando tuvo que presentarse a trabajar, terminó renunciando.

Una de esas tardes en las que recorría las calles mirando vidrieras, sin saberlo terminó leyendo los anuncios de empleados de Adecco. Fue en ese instante que una encargada salió a preguntarle si pensaba postularse para alguno de esos puestos. Vagoneta cayó desmayado y tuvo que ser socorrido por AMAS simplemente por encontrarse más cerca de un trabajo como nunca antes.
A pesar de todo, no le fue muy mal en la vida. Entre las últimas novias que tuvo, una al fallecer le dejó un par de locales comerciales en alquiler. Así que si de Vagoneta se trata, no sólo que jamás trabajó sino que además, a partir de ese momento, se dedicó a vivir de los arriendos.
Y así es como se lo suele ver hoy paseando por Arroyo. Siempre bien empilchado, sin arrugas en sus manos, sentado en la vereda de su casa aparentando estar cansado y observando como miles y miles se ganan el sueldo con el sudor de su frente.

Comentar