Seguinos en Facebook Instagram Twitter
cielo claro cielo claro 21°C

Central visita esta noche a River

Aprender y rendir. Esa parece ser la ecuación en Central. "Juguemos nosotros, vamos, seamos protagonistas", grita Miguel Angel Russo mientras ensaya en el césped sintético de Casa Amarilla.

La primera visita canalla en su regreso a primera será ante River, al que no vence desde el 97.

La primera visita canalla en su regreso a primera será ante River, al que no vence desde el 97.

El partido aparece como un complejo examen para los más jóvenes, y un interesante desafío para los más grandes. Pero todos con la convicción de que pueden sumar en cualquier escenario. Y ante cualquier rival.El entrenador ordena lo que piensa. La imaginación del partido ante el equipo de Ramón Díaz lo hace ejercitar cosas para jugar, para atacar, para resistir. En el ensayo de la táctica pergeñada improvisan contratiempos, y allí son los más experimentados los que guían, los que contagian, los que ayudan a construir los caminos. Caranta, Ferrari y Peppino sostienen la base de contención, mientras que Encina y Abreu encienden el GPS para avanzar con determinación. Y allí es Luna quien simplifica todo con simpleza.

Russo sabe que el tiempo de recorrido permitirá ensamblar el equipo que sepa elegir la jugada adecuada en el momento oportuno. Por eso cuando concluye el táctico define al período inaugural del torneo como "fase de crecimiento". Y avisa que espera un partido exigente esta noche, pero con "la confianza en el trabajo" para confrontar ante un River que buscará los primeros puntos del Inicial.

El DT sabe que en el medio se dirime el futuro del compromiso. Pide movilidad, rotación y precisión en la zona de volantes en el momento de generar y también de relevar. Nery incorpora conceptos para afianzarse como el dueño de los tiempos, y en el punto de equilibrio justo para lo que Encina, Lagos y, fundamentalmente Carrizo, deben abrir surcos y distribuir.

La posesión de la pelota es la llave para apropiarse del trámite, por eso será indispensable que cuando Central la tenga, la administre con criterio y cuando la pierda ejerza la presión para recuperarla.

El regreso de Delgado le permite mayor soltura a Lagos, Carrizo empieza a mostrar que, aunque le cueste, entiende las exigencias de una función diferente como volante mixto, y por eso intenta internalizar el pedido de Russo de que juegue de frente al arco rival. Encina, Medina y Luna muestran que la sintonía fina está próxima a calibrarse, y que si esta noche logran ajustarla, pueden lastimar a River.

Central tiene hoy otra cuenta que rendir. Esta vez es en tierra rival y sin su gente. Es cierto que la victoria ante Quilmes otorgó tranquilidad para practicar de cara a River, otro capítulo, otro reto en esta fase de crecimiento, y claro está que el resultado formará parte de ese desarrollo pretendido. Ahora sólo se trata de jugar. Y sumar.

Fuente: Diario La Capital

Comentar

Archivo de Noticias