Seguinos en Facebook Instagram Twitter
Soleado Soleado19 °C

Caso Belén Villarruel

Baltazar Nucci obtuvo la libertad condicional

En una audiencia realizada el martes pasado en la ciudad de Rosario, el juez Javier Beltramone resolvió otorgar a Baltazar Nucci la libertad condicional.

Alejandra Quinteros, mamá de Belén.

Alejandra Quinteros, mamá de Belén.

Había sido denegada por la jueza Luciana Prunotto a principios del mes de mayo, cuestionando un informe psicológico que resolvía que Nucci estaba preparado para reinsertarse en la sociedad tras dos encuentros con el imputado. La mamá de Belén cuestionó el informe, subrayando que ella y su esposo hace 6 años y medio que están en tratamiento psicológico sin poder vincularse todavía normalmente con la sociedad. Más tarde surgió que la psicóloga interviniente era la madre del abogado defensor de Nucci, el Dr. Ignacio Carbone, reconocido penalista de la ciudad de Rosario que representó, por ejemplo, al hermano de Lionel Messi.

Nucci tuvo la posibilidad de apelar ese fallo, una acción legítima de alto valor económico, y la causa cayó en manos del juez Beltramone. La defensa del Dr. Carbone estuvo centrada en la validez del informe psicológico, acompañado de los informes de la Comisaria 27 de Arroyo Seco (lugar donde Nucci debía cumplir condena) y de la Sub Comisaria Nº 13 de General Lagos (lugar donde tiene domicilio y donde consiguió salidas transitorias para poder trabajar) sumado al buen comportamiento de su defendido en estos años y las presentaciones en tiempo y forma en la Justicia.

Beltramone resolvió ordenar la libertad condicional bajo las siguientes exigencias: Residir en General Lagos, abstenerse de consumir bebidas alcohólicas y estupefacientes, someterse al cuidado de un patronato de asistencia pos penitenciaria (que controlará los pedidos anteriores) con prohibición de acercamiento y contacto físico y electrónico con la familia de Belén Villarruel. También sigue vigente la prohibición de manejar por un periodo de 10 años.

A partir de entonces Baltazar Nucci, el hombre que manejaba una Fiat Fiorino alcoholizado con disminución visual la noche del 9 de febrero de 2013, y que tras realizar una mal maniobra a la altura del Cottolengo Don Orione impactó de frente con Belén Villarruel, de 23 años, que volvía en motocicleta de su trabajo en Pueblo Esther, obtuvo la libertad condicional y vivirá a tan solo unas cuadras de la familia de la víctima.

La condena inicial de 4 años y 9 meses de prisión con 10 años de inhabilitación para manejar había sido reducida a tres años de prisión efectiva por la Cámara de Apelaciones en febrero de 2018. Más tarde se conoció que Nucci cumplía condena en los módulos de detención de la Comisaria 27, y después que obtuvo permisos para salir a trabajar en la empresa de su padre en General Lagos durante el día.

Alejandra Quinteros, la mamá de Belén, tiene el dolor intacto y a flor de piel, como el primer día que se enteró que su hija había sido víctima de un siniestro vial. Con la resolución del juez Beltramone terminó su lucha en la Justicia, sembrando el precedente de una condena efectiva para el responsable del hecho, pero lamentando las últimas novedades: “Los siniestros viales quedan en la nada, es un desgaste para los padres, la Justicia nos engaña con expectativas de que van a ir preso, y Baltazar Nucci no estuvo nunca preso”. También destacó el lamentable peso del poder económico en la búsqueda de la Justicia, ya que Nucci pudo terminar el juicio con uno de los mejores abogados de Rosario, mientras que ella fue representada por un fiscal del Estado.

Advirtió que de esta forma termina el proceso para la Justicia, pero su lucha seguirá toda la vida. “Fue muy duro. Por Belén hice hasta lo imposible, más de lo que tenía que hacer, hice cosas que la Justicia tenía que hacer y no las hizo, por eso él está en libertad”.

Finalmente agradeció el acompañamiento de la comunidad de General Lagos: “Eternamente agradecida por el apoyo, entiendo que la gente no se encuentra acompañándome físicamente porque la vida para el resto de la gente continua, la única vida que se detuvo fue la de mi hija, que se la arrebataron. Y Yo sigo por una cuestión de subsistencia. Seguiré luchando, no es fácil tener que llevar todos los días el peso de que el que mató a tu hija está en libertad y uno tiene que ir a abrazarse a un ataúd”.

belen

Muy joven. Belén tenía 23 años cuando murió 

Fuente: La Posta Hoy, edición 641

Comentar