Seguinos en Facebook Instagram Twitter

Policiales

Narcotráfico: La detenida de Arroyo Seco continuará con prisión preventiva

Se trata de Jorgelina Galligani, quien según el reciente fallo del Juzgado Federal N° 2 de Santa Fe, quedó procesada por lavado de activos e infracción a la ley de estupefacientes N° 27.373. Según el juez que entiende en la causa, formaba parte de una asociación ilícita junto a otros miembros que también resultaron arrestados durante una serie de allanamientos que tuvieron lugar hace un mes atrás.

Imagen de Narcotráfico: La detenida de Arroyo Seco continuará con prisión preventiva

El pasado viernes 18 de junio, tras una investigación que comenzó hace aproximadamente dos años, se realizaron una serie de allanamientos en simultáneo en toda la región. Rosario, Villa Gobernador Gálvez, General Lagos, Albarellos y Arroyo Seco; fueron las localidades donde desembarcaron fuerzas federales. Durante los procedimientos se avanzó en el secuestro de material estupefaciente y se logró la detención de cinco personas sindicadas como parte de una banda narco.

Se hallaron un total de 400 panes de cocaína de máxima pureza escondidos en un BMW X5 que estaba en una cochera de Villa Gobernador Gálvez, se incautaron otros tantos vehículos, dinero en efectivo de moneda nacional y extranjera; y material de interés para la causa. En cuanto a la droga “fue el decomiso más grande de la última década” en la provincia de Santa Fe.

Los detenidos resultaron ser tres hombres y dos mujeres (todos mayores de edad). Dichos acusados fueron procesados por intervenir con distintos grados en actividades de almacenamiento de estupefacientes y lavado de activos.

La particularidad y la repercusión que el caso tuvo para Arroyo Seco fue que, durante los citados allanamientos, se procedió al arresto de una mujer con domicilio en la ciudad, la cual fue identificada como Jorgelina Verónica Galligani de 50 años. También durante los mismos la policía federal requisó la casa de sus padres y un campo que su familia tiene en Albarellos.

Al cumplirse casi un mes del operativo realizado por la División Antidrogas de la Policía Federal, este pasado lunes se conoció la resolución dictada por el juez federal Marcelo Bailaque en suplencia de un juzgado federal de Santa Fe.

Gustavo Daniel Núñez, un camionero de 48 años, y el mecánico Sebastián Osvaldo Romera, de 46, fueron procesados como organizadores del delito de almacenamiento de estupefacientes, actividad que se considera agravada por la intervención organizada de tres o más personas. A esto se agrega el lavado de activos agravado por la habitualidad. A ambos se les atribuye un rol de liderazgo y poder de decisión sobre los demás eslabones.

Jorgelina Verónica Galligani, fue procesada por los mismos delitos en carácter de coautora. Y, en estos días ya se confirmó que apeló a la inminente resolución.
Matías Ezequiel Tomei, de 23 años y María José Núñez, una empleada doméstica de 36 años, fueron considerados coautores del almacenamiento.

Cabe aclarar que solo cuatro continúan con prisión preventiva y a la espera del juicio. Ya que a Tomei se le dictó el sobreseimiento.

También es dable mencionar que Bailaque les trabó un embargo sobre los tres primeros hasta cubrir la suma de diez millones de pesos y por 400 mil pesos a los dos últimos.

¿Cómo llegan a este grupo delictivo?

En principio hubo dos investigaciones paralelas. Una iniciada en Santa Fe y otra en Rosario; luego éstas se unificaron y resultaron en las órdenes de allanamiento que se sucedieron el viernes 18 de junio de este año.

La investigación se centró en escuchas telefónicas y el seguimiento de los acusados; y la droga incautada, de la que se afirmó un pesaje de 391,920 kilos, se estableció que era proveniente de Paraguay y que llegó a Santa Fe mediante transporte aéreo.

El aporte del testimonio de trabajadores de campo de la localidad de Larrechea fue un dato crucial. Denunciaron oportunamente que habían visto descender una avioneta y que todo indicaba que se trataba de droga que bajaban a tierra, señalaron el movimiento de vehículos. Es más, a posterior se pudo establecer que la camioneta donde se encontró la cocaína había sido uno de los rodados con la que los líderes del grupo se habían movilizado saliendo en más de una ocasión del país.

Además, las escuchas les dieron la pauta a los investigadores que el mismo día en que fueron allanados, pensaban mover el BMW que tenían en una cochera alquilaba de Villa Gobernador Gálvez.

Sobre el lavado de activos, los integrantes de la banda compraban y vendían coches. Algunos si bien no estaban a su nombre, utilizaban a testaferros para poder hacer las transacciones. Jorgelina, al ser gestora, facilitaba algunos de esos trámites. También invirtieron en sendas propiedades, un campo en General Lagos (donde además rentaban un galpón que fue allanado) y una casa en construcción en Alvear, entre otros.

Asimismo, es dable indicar que la mujer de Arroyo Seco mantenía un vínculo amoroso con uno de los cabecillas. Es decir, con Sebastián Romera, quien además le confiaba hacer algunos pedidos como por ejemplo y así lo cita el expediente, encargarse de la compra octanaje, lo que sugiere que era utilizado para potenciar el combustible y volverlo apto para el vuelo de avionetas.

Fuente: La Posta Hoy, edición 743

Comentar

Archivo de Noticias