Seguinos en Facebook Instagram Twitter
nubes nubes 19°C

Nota de La Posta Hoy

Sin traslado por el momento

Bomberos acudió a la comisaría varias veces por llamados de emergencia. Foto: Archivo

Bomberos acudió a la comisaría varias veces por llamados de emergencia. Foto: Archivo

Las femeninos alojadas en el módulo de detención de la seccional 27ma siguen bajo la supervisión del personal disponible. El 3 de mayo se cumplió un año del primer intento de amotinamiento, y ni la gestión de Nizar Esper ni la actual, a cargo del intendente Daniel Tonelli, han logrado liberar las instalaciones de la comisaría local. Esto permitiría que los agentes dejaran de desempeñar funciones de guardiacárceles para enfocarse en mejorar la atención al público y ocuparse de tareas administrativas con menos contratiempos.

Durante la campaña electoral de 2023, y de manera insistente durante su mandato como concejal, Tonelli pedía a la municipalidad y solicitaba al estado provincial que arbitren los medios necesarios para el traslado de las presas. Sin embargo y ya en funciones como intendente, pese a varias reuniones con representantes del Ministerio de Seguridad, hasta la fecha no se ha logrado este objetivo. "Hay un compromiso del gobierno provincial", manifestó en repetidas ocasiones al ser interpelado sobre el tema. No obstante, sigue siendo una asignatura pendiente.

Un repaso de los hechos muestra que se han registrado seis intentos de motín que han tomado estado público. El primer episodio se produjo el miércoles 3 de mayo, y no fue necesario llamar al cuartel de bomberos porque se controló internamente. El segundo incidente ocurrió el sábado 20 de mayo por la tarde, donde se requirió la presencia de los bomberos. Una vez controlada la situación, los bomberos tuvieron que regresar para sofocar un incendio en un colchón en la parte posterior de la sede prevencional.

Los siguientes dos intentos se registraron cerca de las 23 horas del jueves 13 de julio, y nuevamente en la madrugada del viernes 14 de julio. En ambos casos, los bomberos acudieron con una autobomba, y aunque los incidentes no pasaron a mayores, fue necesario un despliegue significativo. Durante estos eventos, el subcomisario Federico Portillo, quien en ese momento también realizaba adicionales para la GUM, tuvo que abandonar ese servicio para ocuparse de lo que sucedía en su dependencia policial.

El último intento de motín se produjo el lunes 8 de enero, marcando el sexto intento por parte de las mujeres detenidas en este sector, inaugurado hace casi nueve años.

Fuente: La Posta Hoy, edición 891

Noticias Relacionadas

Comentar

Archivo de Noticias