Seguinos en Facebook Instagram Twitter
Principalmente Nublado Principalmente Nublado3 °C

Los secretos para dormir más y mejor

La mayoría de los estudios médicos indican que para llevar una vida saludable hay que dormir por lo menos ocho horas diarias. Pero dormir no es lo mismo que descansar.

Foto: imagen ilustrativa

Foto: imagen ilustrativa

La mayoría de los estudios médicos indican que para llevar una vida saludable hay que dormir por lo menos ocho horas diarias. Pero dormir no es lo mismo que descansar. El colchón, las almohadas, la luz y hasta la manera en que acomodamos los muebles del dormitorio influyen en la manera en descansamos. Los sommiers son una de las alternativas más elegidas a la hora de armar el juego de dormitorio. Más altos que las camas tradicionales, están compuestos por un colchón de un promedio de 20 cm que apoya sobre una base, que puede ser de madera plana o con resortes.

Los especialistas recomiendan Los secretos para dormir más y mejor Sommiers, colchones y camas para relajarse. Lo último en almohadas. Los mejores tips de diseño para armonizar el cuarto. elegir modelos reforzados y fijarse en las terminaciones de bordes y esquinas. La tela con la que está forrado el colchón debe ser resistente y fácil de limpiar.

"Lo más importante para un buen descanso es que el colchón sea firme para que brinde el soporte adecuado para cada contextura física, pero sin dejar de brindar el confort necesario para permitir que los músculos se relajen y desaparezcan las tensiones ", asegura Betina D'Alesio, gerente de marketing de Simmons.

La marca acaba de presentar Beautyrest, una línea de colchones con resortes enfundados. La novedad es que estos resortes tienen una acción dual.

En la parte superior sus espiras (los alambres que forman el resorte) se juntan y se hacen más pequeñas para ajustarse a la forma del cuerpo y aliviar la presión. En la parte inferior, más lejos del cuerpo y más cerca de la base del sommier, las espiras son más firmes y se ubican más separadas para reaccionar de acuerdo al peso y la posición corporal. Ocurre que la posición en la que nos acostamos también es clave, sobre todo cuando leemos, usamos la computadora o miramos la tele desde la cama.

Divanlito tiene una línea de camas articuladas. Se manejan con un control remoto y tienen cuatro posiciones para el torso y dos para las piernas.

En los modelos de dos plazas, permite separar en dos el colchón y que cada miembro de la pareja elija la posición más cómoda.

Una cuestión de tamaño

Los sommiers le agregan a la clásica cama de dos plazas un par de opciones con centímetros de más. En sus versiones más amplias pueden superar los 2 metros de ancho.

Los especialistas recomiendan tomar las medidas del lugar disponible para la cama y de la puerta por la que deberá pasar el colchón, antes de ir a comprar.

Los sommiers funcionales son una solución a la falta de espacio, especialmente en el cuarto de los chicos. Sommier Center ofrece
una serie de colchones marineros. El mecanismo es parecido a las camas: debajo del sommier principal se extrae otro móvil y que se vuelve a "guardar" cada mañana. Los sofácama son otra solución. Especialmente en los monoambientes o en los cuartos preparados para recibir huéspedes. Antes de comprar, es importante chequear que sus herrajes sean reforzados y el espacio de apertura y de cierre.

Chau contracturas

Dónde apoyamos la cabeza también es crucial. Las almohadas viscoelásticas son una de las últimas novedades. "Están fabricadas con la misma espuma que usa la NASA para sus vuelos espaciales", explica Ernesto Ferrer, presidente de Almohadas Inteligentes.

La marca presentó sus nuevos modelos cervicales en la muestra Expo Presentes. "Sus picos otorgan una sensación de micromasaje", asegura Ferrer.
También hay modelos con placa de gel que enfrían el cuello para mejorar la circulación y autorellenables, para lograr distintas alturas.

Las almohadas no sólo se usan para dormir. Sommier Center tiene una línea para mirar la tele. De forma triangular, ofrece el apoyo ideal para que no duela la cintura después de una maratón de cine casero.

La manera en que diseñamos el cuarto también contribuye a la forma en la que nos relajamos. El Feng Shui indica que la cabecera de la cama debe apoyar sobre la pared más alejada de la puerta. Los colores aportan lo suyo. "Los mejores son los tonos calmos, como los arena, marrones, grises, verdes y azules en todas sus gamas", recomienda Maximiliano del Santo, de la marca de pinturas Sanyo Jafep.
Una clave más para lograr un verdadero sueño reparador.

Fuente: Clarín

Noticias Relacionadas

Comentar