Seguinos en Facebook Instagram Twitter
Soleado Soleado32 °C

¿Terminas el año agotado? ¿Cómo detectar y eliminar todo el estrés?

Comprar los regalos, organizar las cenas familiares, recordar a quienes no están en las Fiestas, el caos de tránsito y hacer los balances de fin de año son algunos de los tantos disparadores de ansiedad en diciembre. Recomendaciones de expertos.

Imagen de ¿Terminas el año agotado? ¿Cómo detectar y eliminar todo el estrés?

Desde el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (Ceeta) aseguran que en los últimos años se registró un considerable aumento de pacientes que padecen trastornos de ansiedad y que es común que a fin de año tiendan a intensificarse debido al estrés que se genera en esta época del año.

Es de destacar que todo cambio puede producir estrés, y el fin de año no escapa a ello, ya que es una época de balances y proyectos. A este año en particular se le suma la incertidumbre económica y una compleja situación social del país.

‘Todo cambio provoca estrés, nadie escapa a ello: exámenes, fiestas laborales, eventos sociales a los cuales es necesario asistir, momento de balances, época de replantear proyectos a futuro. A todo ello se le suma el cansancio acumulado durante el año, lo cual hace que el individuo disponga de menor energía y recursos para afrontar cada situación cayendo entonces en el agotamiento’, explicaron.

También indicaron que siempre, ante este tipo de situaciones conflictivas, hay un intento de adaptación de la persona a determinadas exigencias del medio que lo rodea. En el caso normal y deseado, se ponen en marcha mecanismos que preparan la psiquis y el organismo para favorecer la adaptación, como el desarrollo de capacidades intelectuales y físicas para enfrentarlo.

Pero también puede suceder que, cuando fracasa el intento de adaptación, la persona se vea a sí misma con incapacidad de recursos para afrontarla. Entonces, el individuo agota recursos y enferma, es decir, se estresa.

El estrés es la respuesta fisiológica o psicológica que manifiesta una persona ante un estímulo o estresor ambiental. Aunque comúnmente se considera al estrés como algo perjudicial, el estrés no siempre es malo.

Existen dos tipos o formas de estrés. Uno de estos es positivo y se lo denomina eustrés, y el otro es negativo y se lo llama distrés.

El ‘positivo’ es la respuesta adecuada tanto a nivel psicológico como fisiológico a un estímulo. Este estrés permite el funcionamiento del organismo y la adaptación al medio, por lo que es indispensable para nuestro funcionamiento y para nuestro desarrollo.

En cambio, el ‘distrés’ ocurre cuando las demandas del medio son excesivas, intensas y/o prolongadas, y superan la capacidad de resistencia y de adaptación de la persona. Este tipo de estrés produce en el individuo malestar corporal y psicológico.

Consejos

  1. Hacer algo con relación a lo que sí la persona puede controlar.
  2. Prepararse lo mejor posible para enfrentar eventuales situaciones que son agentes de estrés, como exámenes, entrevistas laborales, eventos sociales y otras.
  3. Pedir ayuda vs. el ‘yo puedo todo solo’.
  4. Aprender a delegar vs. ‘yo lo hago mejor que los demás’.
  5. Fijarse metas cortas y realistas.
  6. Jerarquizar las tareas según el grado de importancia.
  7. Hacer actividad física, salir a caminar.
Fuente: El Liberal

Noticias Relacionadas

Comentar