Seguinos en Facebook Instagram Twitter
Soleado Soleado27 °C

Vacaciones 2021: Kicillof y los intendentes de la Costa Atlántica resolvieron no tomar medidas restrictivas

Imagen ilustrativa

Imagen ilustrativa

El gobernador de Buenos Aires Axel Kicillof y los intendentes de los principales distritos turísticos de esa provincia acordaron un nuevo esfuerzo para ajustar las medidas de prevención de contagios de coronavirus como instancia previa a decisiones que podrían ser más profundas, que implicarían restricciones parciales o absolutas de actividades y cuya implementación se analizaba también desde el gobierno nacional.

"Cómo seguimos depende de cómo actuemos como sociedad", detalló sobre la conclusión de este encuentro, resumida en la necesidad de reducir los contactos entre personas y poner "más énfasis en el cumplimiento de los protocolos y campañas de cuidado que tenemos en funcionamiento". "Hay que concientizar no solo a los jóvenes", remarcó al insistir en evitar las reuniones en ámbitos cerrados.

Luego de escuchar los planteos de los responsables de los distintos distritos, donde los comerciantes y prestadores de servicios recién ven mover su facturación con el arribo de los primeros visitantes del verano, desde la administración bonaerense también fueron tajantes en la posibilidad de tomar decisiones más contundentes si el escenario no mejora en lo inmediato. Por ahora esperarán al informe sanitario de la próxima semana, que incluirá los contagios derivados de las reuniones de fin de año.

"Dadas las circunstancias tenemos una temporada que caracterizo como muy positiva", afirmó Kicillof, que valoró esta oportunidad de veraneo y actividad comercial casi plena de rubros vinculados al turismo en toda la provincia.

En esta cita que fue continuidad de otra anterior realizada en Mar del Plata, a mediados del mes pasado, Kicillof remarcó un crecimiento "marcado y acelerado" de los casos de coronavirus. "Primero en la ciudad de Buenos Aires, luego en el conurbano y luego en toda la provincia", describió sobre la dinámica de circulación del virus. Recordó un pico de 6000 casos en el peor momento de la pandemia, un piso de 1000 y ahora una suba a más de 3000 promedio por día. "Debemos reducir el grado de contacto, no hay otra", dijo al considerar que todo es producto de mayor circulación y relajación de los cuidados.

Admitió que la situación actual no es de emergencia, ya que la demanda hospitalaria no es alta. "Lo que queremos es fortalecer controles y pedir a la población que vuelva a cuidarse como en los peores momentos", insistió el gobernador, que estuvo cara a cara con 14 intendentes de costa atlántica y cercanías, pero también tuvo una reunión ampliada por videoconferencia con otros mandatarios de distritos del conurbano y el interior.

El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, aportó en conferencia de prensa algunos números que había exhibido ante los mandatarios locales para reflejar en estadística lo que se vive en los hospitales y clínicas. "Hay un aumento de casos en estas tres semanas", destacó y lo resumió en un salto de 1365 a casi 3200 diarios en el territorio provincial. Citó otros indicadores preocupantes como el incremento de llamados a la línea 148 de atención a casos Covid-19 y también mayor demanda de camas de terapia intensiva y respiradores.

El anfitrión, Cristian Cardozo, intendente del Partido de la Costa, dijo que se pusieron de acuerdo para afirmar las medidas de cuidado y esperar los resultados derivados de las fiestas de fin de año, con las reuniones familiares y el inicio de las actividades turísticas, con los jóvenes y la nocturnidad como foco de mayor preocupación. "Todos debemos reforzar los cuidados porque debemos continuar con la temporada y cuidar las fuentes laborales", explicó.

"Por el momento no vamos a tomar nuevas medidas restrictivas, pero todos debemos cumplir las medidas de cuidado y prevención", había anticipado desde Twitter el intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera, el primero que aportó detalles sobre el encuentro.

El tema excede en preocupación a la propia provincia y mantiene atento al gobierno nacional, ya que los números están en alza más allá de los límites bonaerenses. El propio Presidente avisó ayer sobre el caso: "Si no queremos volver atrás y dar este paso adelante para ponernos de pie, es necesario que todos tengamos responsabilidad social", dijo. Y advirtió que "si esto no pasa, existe el riesgo de que todo vuelva a paralizarse". El domingo, en Chapadmalal, ya había apuntado a los jóvenes como "los que más se descuidan" y pidió "no jugar con fuego", en términos de incrementar los riesgos sanitarios.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, se refirió a esta problemática en particular. Tras los hechos de público conocimiento en la costa y en particular Pinamar, donde la policía disuadió desbordes en las playas, le reclamó a la juventud una "responsabilidad histórica de llevar tranquilidad a los argentinos de que se podrá seguir la temporada". Incluso llegó a trazar una comparación con los soldados que combatieron en las Islas Malvinas: "(ellos) estuvieron cuatro meses en una trinchera con un fusil al hombro defendiendo los intereses de la Patria, y a ninguno se le ocurría ir a bailar, protestar porque no podían salir", destacó.

"Ojalá que se pongan a la cabeza de esta patriada, porque mientras en otros lugares del mundo están cerrando nosotros estamos dando esta oportunidad", remarcó el funcionario, que les pidió "autorregularse" para evitar medidas de fondo y restrictivas más contundentes.

En conferencia de prensa, al finalizar la reunión, el jefe de gabinete bonaerense recordó que se mantiene el sistema de fases en la provincia y que pueden restringir actividades para controlar focos de contagios en determinados distritos que puedan estar más comprometidos con el coronavirus. "Si hay brote o contagio masivo podemos restringir", recordó Carlos Bianco.

Vuelven las restricciones en el Interior
La preocupación por el aumento de contagios de coronavirus Covid-19 empieza a sentirse en el interior del país, donde ayer al menos tres provincias impusieron restricciones de circulación para intentar controlar la pandemia. Chaco, Santiago del Estero y Corrientes anunciaron ayer medidas diversas para frenar la circulación de personas, pero en ningún caso incluyen el cierre de sus fronteras.

En el Chaco se dictó una "alarma sanitaria" desde hoy hasta el 21 del actual, de 0 a 6. Se busca que las personas restrinjan sus movimientos. Corrientes focalizó en la ciudad de Mercedes el cierre de sus accesos por una semana, de 23 a 6, en coincidencia con la conmemoración del Gauchito Gil. Y Santiago del Estero impuso la presentación de un test con hasta 72 horas de anterioridad, para poder ingresar.

Fuente: La Nación

Noticias Relacionadas

Comentar

Archivo de Noticias