Seguinos en Facebook Instagram Twitter
Despejado Despejado6 °C

Ganó como un maestro

Con el envión de entrar al Masters de Londres, Del Potro despachó a Gasquet por doble 6-2 y se metió en la final del ATP 500 de Basilea. Juan Martín va por su 13° título en su carrera. El rival será el local Federer.

Imagen de Ganó como un maestro

La nieve enfría el ambiente en Basilea, Suiza. Hay frío afuera, sí, pero dentro del St. Jakobshalle Del Potro sube la temperatura. Juan Martín (8°) está on fire, jugó un partido casi perfecto frente al francés Richard Gasquet (13°) por la semifinal del ATP 500 y con un doble 6-2 se metió en la 18° final de su carrera, quinta del año y primera en dicho torneo. El tandilense estuvo firme desde su servicio, capitalizó las chances de quiebre (5 de 8) y quedó 5-1 arriba en el historial ante este rival. Ahora chocará contra el local y siempre favorito Roger Federer, cinco veces campeón acá, que dejó en el camino a Paul-Henri Mathieu (7-5 y 6-4).

Tanto Delpo como Gasquet llegaron a la semifinal habiendo perdido apenas un set a lo largo del certamen. El match arrancó con esa paridad en sus saques y mantuvieron la parda hasta el 2-2. Poco. Porque el argentino quebró en cero en el quinto game (3-2), repitió en el séptimo (5-2), salvó breaks point en contra y se llevó el primer chico en 32 minutos. Con ese impulso salió al segundo, donde quebró de entrada, pero el francés reaccionó y empató en el único momento de dudas de Juan. Sin embargo, la Torre volvió a quedarse con el saque del rival en dos oportunidades (2-1 y 5-2) y lo cerró a toda orquesta, con cuatro aces para no dejar dudas.

Y si hablamos de envión, se nota que a Del Potro le cayó bien la clasificación al Masters de Londres (se jugará entre el 5 y el 12 de noviembre). Viene de llevarse el título en Viena y con nueve partidos sin conocer la derrota. Además, va por la 13° corona en su carrera, cuarta del año. Será su 18° final y tiene un buen récord: 12 ganadas y cinco perdidas. Para ganarle a Gasquet por tercera vez en el 2012, Juan Martín jugó como un maestro.

Fuente: www.ole.com.ar

Comentar