Seguinos en Facebook Instagram Twitter
nubes dispersas nubes dispersas 18°C

Denuncian estafa por un viaje a Bariloche que no se concretó

Alumnos de dos escuelas y particulares hicieron un escrache en el domicilio particular del titular de una empresa. Aseguran haber pagado unos 4 mil pesos cada uno por una semana, con media pensión y dos excursiones, en el sur.

Foto: Alejandro Guerrero

Foto: Alejandro Guerrero

Rosario.- Alumnos de los colegios Bernardino Rivadavia y Justo José de Urquiza y otro grupo de personas que habían contratado un viaje a Bariloche denunciaron que fueron estafados por un hombre identificado como Mauricio, de unos 35 años, quien les vendió el servicio en nombre de la empresa “Grupo G” pero nunca se concretó. Anoche, medio centenar de personas fueron al domicilio particular del supuesto empresario, ubicado en Constitución al 1000, para reclamar que les devolvieran el dinero. Durante la protesta, destrozaron un automóvil que se encontraba en la puerta del inmueble y que aseguraron que se trataba del vehículo de este empresario. También dejaron inscripciones en el frente de la vivienda con insultos.

“El colectivo tendría que haber salido ayer (por el jueves). Cuando llegamos a la Terminal de Ómnibus comenzamos a averiguar y nos encontramos con que no se había pagado el colectivo y tampoco se abonó el hotel en Bariloche. Cada uno de los viajantes pagó casi 4 mil pesos, ya que contaba con media pensión y dos excursiones”, contó Cristina, mamá de una alumna del colegio Bernardino Rivadavia.

Aylén Doranza y Celeste Cuello, alumnas del colegio Bernardino Rivadavia, de Oroño y Mendoza, explicaron a El Ciudadano que contrataron hace dos meses el viaje por la empresa Grupo G para viajar a Bariloche por siete días y cinco noches, con excursiones, a cambio de 3.900 pesos.

“Ayer (por anteayer) teníamos que estar a las 13.30 en la Terminal de Ómnibus, ya que el micro contratado –de nombre Eureka– salía a Bariloche a las 14. Pasaban las horas y Mauricio nos dijo en principio que el chofer se había quedado dormido, después que se rompió el colectivo, hasta que finalmente no nos atendió más el teléfono. Alrededor de las 21 (del jueves) llegó un micro de Eureka pero el chofer nos dijo que faltaban pagar 17 mil pesos porque sólo les habían dado una seña de 10 mil pesos. Estuvimos hasta la 1 de la madrugada en la estación de colectivos. Nunca este muchacho dio la cara”, contó Celeste. Marcela, a cargo de un grupo de chicos sordos que iba a viajar en el mismo micro, relató con angustia: “El muchacho que nos vendió el viaje no nos atendía el celular y comenzamos a pensar que algo raro estaba pasando. Asentamos en el destacamento de la Terminal que esperamos hasta la madrugada y no pudimos viajar. Yo iba con un grupo de ocho personas discapacitadas, no es broma. También hicimos la denuncia en el Centro Territorial de Denuncias de Mendoza al 3500, y nos dijeron que el caso lo pasaban a Fiscalía. Si no nos devuelven la plata seguiremos con abogados. Me pone muy mal y triste todo lo que pasó porque los chicos estaban muy ilusionados”.

Mediador

La investigación la lleva adelante el fiscal Lucas Altare, quien explicó que ayer recibieron una llamada mediante la cual le expresaron que un grupo de personas se estaba manifestando en un domicilio particular, en Echesortu. Por eso, se dirigió al lugar. “Vengo como mediador para que esto no pase a mayores. La Justicia tendrá que investigar por los medios necesarios”, le dijo a El Ciudadano. Y completó: “Todavía hay que dirimir si estamos en presencia de un delito o no. A priori, estamos frente a un incumplimiento contractual y la Justicia deberá investigar si estamos ante una estafa o no”.

Fuente: Diario El Ciudadano

Comentar

Archivo de Noticias