Seguinos en Facebook Instagram Twitter
Soleado Soleado5 °C

En Arroyo Seco Messi disfruta de su merecido descanso

Mientras pasa los días en familia en su casa de Arroyo Seco, se escapa a Rosario para almorzar en Vip y saludar a familiares y amigos.

Es muy común verlo por las calles de Arroyo con su camioneta y no duda en saludar a la gente.

Es muy común verlo por las calles de Arroyo con su camioneta y no duda en saludar a la gente.

Lionel Messi eligió una vez más pasar las fiestas junto a su familia en un lugar muy tranquilo, la casa que tiene desde hace al menos 8 años en Arroyo Seco. Esta vez la reunión navideña estuvo teñida de felicidad por la llegada de su hijo Thiago a la Argentina.

En ese lugar, alejado de todo y de cara al río Paraná, Messi recupera la intimidad familiar para volver en pocos días a enfrentar a nuevos rivales en la cancha. El 25 hubo muchos primos y sobrinos de La Pulga que disfrutaron de su compañía.

En cambio, el delantero inquieto, el 26 ya quiso salir y paseó por Rosario, y como no podía ser de otra manera almorzó en el bar Vip, cuya concesión también administra la familia.

Eso sí, no pasó por la casa familiar de avenida del Rosario y Buenos Aires. "Acá la gente cuando sabe que está Messi le toca el timbre todo el día, quieren sacarse fotos, no lo dejan en paz" confesó un vecino de esa zona.

En cambio, en Arroyo Seco parece que logra la tranquilidad que necesita. La casa está bien alejada del centro de la ciudad que vive con ritmo de pueblo. El sale con su camioneta negra BMW x3, con vidrios polarizados, o con una minicooper con techo negro y blanco.

Cuando pasa todos saben quien es el que conduce, y si bien años atrás lo hacía solo, ahora cuentan que va con guardaespaldas.

"No lo molestamos, queremos preservarlo, cuidarlo", contó un arroyense a LaCapital limitándose a decir lo justo y necesario. "Todo el mundo se da cuenta de cuando llega La Pulga, pero sabemos que está de vacaciones", agregó.

Por otra parte, los transeúntes que afirman haberlo visto aseguran que el jugador estrella baja la ventanilla de vidrios polarizados y alza la mano cuando lo saludan.

"Messi es un pibe normal", aseguraron unos jóvenes que pasaron por la puerta de "La casa grande", como se llama la propiedad del jugador rosarino. "Te saluda si te lo cruzás por la calle, pero tratamos de respetarlo; eso sí, los chicos lo corren y le piden sacarse fotos con él", comentaron.

Es imposible asomarse a la casa de Arroyo. La protege un portón de madera con cámaras que vigilan atentamente la entrada. Esa puerta da a un largo corredor que llega hasta el ingreso de la vivienda, rodeada por árboles altos y un espeso cerco cubierto con mediasombra verde.

Sólo se puede ver con claridad que tiene una cancha de tenis donde el delantero muchas veces juega al fútbol tenis. Y la casa tiene un extenso parque que da al río, el paisaje ideal para conseguir una relajación total.

Tiene tres casas vecinas, bastante apartadas. Todas pertenecen a hermanos de una misma familia. "Los Messi son muy tranquilos, y si bien yo tengo pibes chicos, siempre les digo que no molesten porque sé que Lio está descansando", comentó uno de ellos.

La familia suele reunirse allí. "No molestan a nadie. Antes venían muchos periodistas hasta que se puso fin a eso porque una vez uno se cayó de un árbol donde se había trepado", continuó.

"Nosotros lo conocemos y nos tratan muy bien. De hecho en alguna oportunidad uno de mis hijos se escapó, cruzó el alambrado y estuvo un largo rato jugando con Messi", concluyó el hombre que disfruta del mismo paisaje sereno que el astro del Barcelona.

Todos saben que los días que pasa Messi allí son pocos y por eso nadie quiere molestar. Eso sí, no reniegan de saludarlo o de mirar las camionetas para ver si descubren la cara del mejor jugador del mundo. El, en tanto, lejos de hacer ostentación, para celebrar prefiere la intimidad de la familia, la serenidad de Arroyo Seco y el Paraná.

Fuente: www.lacapital.com.ar

Comentar