Seguinos en Facebook Instagram Twitter
Muy Nublado Muy Nublado6 °C

Cuento de Pueblo Chico

#Cuento: Caída de meteoritos en Arroyo Seco

¿Como se prepara la ciudad para una eventual caída de meteoritos?

¿Como se prepara la ciudad para una eventual caída de meteoritos?

Cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia.

En el momento que el intendente participaba del acto inaugural de un nuevo y pequeño puente peatonal sobre el arroyo Seco, recibe un llamado muy importante en su celular. Desde el Servicio Meteorológico Nacional le informan de una situación especial: en dos días, una lluvia de meteoritos caería sobre la ciudad.
“¿Cómo es eso?” – preguntó el funcionario.
“Un informe clasificado de la Unidad Astronómica de la Nación indica que será una pequeña lluvia de rocas galácticas, que entre las 2 y las 5 hs de la madrugada serán precipitadas, según las coordenadas de los satélites, sobre la ciudad de Arroyo Seco” – le comunican.
El informe luego es ampliado por fax, indicando que se tratará de montones de meteoritos que oscilarán entre los 10 y los 20 kilogramos. Que difícilmente fueran a perforar el techo de una vivienda común, y que lo mejor sería que durante esas tres horas no haya movimiento alguno en las calles – explicaba la información más detallada de los expertos.


A su vez, desde la Dirección Nacional de Infraestructura visitarían al día siguiente la ciudad para constatar los daños materiales provocados por estas rocas que caerían desde el cielo. Y evaluarían cada situación con la finalidad de resarcir luego a los damnificados.
La máxima autoridad de la ciudad convocó a una conferencia de prensa para informar a todos lo que acontecería en algo de 48 horas, y luego invitó a todos los presentes a un asadito de camaradería con carne que uno de sus secretarios fue a comprar a un supermercado.
“Queremos transmitir a la ciudad la máxima tranquilidad... Sólo recomendamos que durante esas horas de la noche no haya movimiento en las calles” – expresó el jefe del Ejecutivo, atento a las preguntas de los periodistas; pero cuando fue el turno de que los mismos comenzaran a preguntar, se levantó y se retiró de la sala.
Todos estaban avisados y hubo quienes desde sus ventanas esperaron la hora de aquella noche para ver la precipitación de este fenómeno. Minutos antes de las dos de la madrugada, la sirena de los bomberos indicó que comenzaba la hora de prevención para que ni peatones ni vehículos estuvieran en la calle.


Pero para sorpresa de la mayoría, que al menos esperaba ver caer un granizo del cielo, nada sobrenatural aconteció aquella noche. No obstante, siendo las seis y media de la mañana, funcionarios nacionales recorrieron la ciudad para reportar los años.
Cerca del mediodía el intendente convocó a estas personas del gobierno para ser informado sobre lo acontecido: “Yo escuche pequeñas piedras sobre mi techo” – les contó la autoridad local, ignorando que aquello se debía a las piedas lanzadas por los vecinos de su barrio, que reclamaban el pavimento frente a sus viviendas.

Uno de los funcionarios de visita tomó la palabra y como si fuera a disertar ante la ONU, expresó: “Sr. Intendente... Algo inexplicable pasó en Arroyo Seco. Por cierto no hemos encontrado ningún tipo de meteorito... Pero hemos hallado cientos de daños ocasionados por ellos: más del ochenta por ciento de las calles con pozos y cráteres, una decena de veredas con basura desparrama y basurales en las esquinas y espacios verdes como si estuvieran abandonados. Lo que no podemos explicar es dónde están los meteoritos que cayeron.”
Un mes más tarde se supo que los meteoritos cayeron en las aguas del río Paraná y en la zona de islas. No obstante, para entonces, ya el gobierno de Cristina había enviado subsidios a Obras Públicas dejando todas las calles de la ciudad sin ningún cráter, ni pozo ni bache... Y parte de ese dinero sirvió para arreglar los espacios verdes y mejorar el servicio de recolección de residuos.
Estimado lector, cuando encuentre baches en la ciudad piense en el fenómeno astronómico que pudo haberlo causado y no se queje si su auto parece un avión en el medio de una turbulencia. Eso sí, habrá que esperar a que lluevan meteoritos sobre la zona para que los arreglen.

Fuente: Publicado en La Posta Hoy

Noticias Relacionadas

Comentar