Seguinos en Facebook Instagram Twitter
nubes nubes 23°C

Reclamo

Mediante una huelga de hambre, exige que la Justicia revea su condena

El joven es de Arroyo Seco y cumple condena en la UP3 de San Nicolas

El joven es de Arroyo Seco y cumple condena en la UP3 de San Nicolas

Leonardo Tabares, de Arroyo Seco, cumple una condena por un robo calificado que considera no cometió y se trata de una causa armada por la propia policía. Se encuentra en la Unidad Penitenciaria 3 de San Nicolas y tras haber realizado una huelga de hambre de treinta y cinco días exigiendo que la Justicia revea su procesamiento, contó su caso en el programa radial Dos y Pico de Radio Extremo.
“Todo comenzó en el 2016 cuando me negué a vender droga para la policía” – contó indicando que se trataba de personal de la fuerza de la ciudad de Ramallo donde se encontraba trabajando, “pero cometo el error de pedirle quince gramos que no vendí, la consumí y no se la pagué. Y de allí empezó mi calvario y persecución porque siempre me quisieron meter presto. Hasta que el año pasado me imputaron por un caso que no cometí.”
“En mayo del 2020 la Justicia emite un pedido de captura hacia mí y un amigo supuestamente por un robo calificado ocurrido meses antes en Ramallo y de allí estoy preso. Fuimos a juicio, mediante videoconferencia e incluso allí la víctima declara que yo no era quien le robó pero no le hicieron caso. Solo se basaron en un testigo, que nunca prestó declaración en el juicio, pero sí en la comisaria que me apuntó como el autor del robo” – agregó apuntando a lo que considera un falso testigo puesto por la policía para perjudicarlo.

Tabares que si bien cuenta con muchos otros antecedentes penales de los cuales ya fue sobreseído o cumplió el arresto correspondiente, por este hecho fue condenado a seis años de prisión. “Y ahora me resta esperar que casación resuelva el caso pero mientras tanto estoy privado de mi libertad” – reclamó y por lo cual, semanas atrás, realizó una huelga de hambre cosiéndose los labios a fin de reclamar a la Justicia de Buenos Aires que se revea ese falló.
“Soy inocente y al menos hasta que lo resuelva casación, pido que se me dé un arresto domiciliario” – indicó. Al cierre de esta edición, el joven logró que la Justicia le brinde una nueva declaratoria y se esperan más detalles para los próximos días. Medios de comunicación nacionales se hicieron eco de su reclamo e incluso logró el acompañamiento de organismos de Derechos Humanos.

Comentar

Archivo de Noticias