Seguinos en Facebook Instagram Twitter
muy nuboso muy nuboso 28°C

Nacionales

Reclaman que el gobierno nacional vuelva a entregar medicación a pacientes oncológicos

Por supuestas irregularidades en la compra de medicamentos, el Ministerio de Capital Humano interrumpió la ayuda estatal para personas con cáncer y otras enfermedades crónicas. Hace dos meses que no entrega las drogas necesarias para las terapias

Imagen de Reclaman que el gobierno nacional vuelva a entregar medicación a pacientes oncológicos

Por Mariángeles Guerrero/El Ciudadano

“No somos un número, somos seres humanos. Detrás de cada pedido de medicación hay una historia, una familia y nuestra patología no espera. Las enfermedades de alto riesgo no esperan”. Quien habla es Romina Gallo, una de las pacientes oncológicas que -por decisión del gobierno nacional- dejó de recibir su medicación en diciembre pasado. El gobierno explicó esta semana que cerró la Dirección de Asistencia Directa por Situaciones Especiales (Dadse), entidad encargada de brindar asistencia a personas con cáncer y enfermedades crónicas, para revisar los circuitos administrativos e investigar posibles hechos de corrupción.

La Dadse depende del Ministerio de Capital Humano (ex Ministerio de Desarrollo Social), a cargo de Sandra Pettovello. Esa cartera emitió el pasado 2 de febrero una resolución interna que ordenó la interrupción de compras de insumos por parte de esa dependencia, para investigar posibles hechos de corrupción. La noticia aumentó la preocupación de los pacientes oncológicos, cuyo acceso a la medicación depende de esa dirección y hace dos meses que no la reciben.

El objetivo de la Dadse es brindar asistencia económica a personas con trastornos de salud agudos y/o crónicos, que se encuentran en situación de vulnerabilidad social y sin cobertura médica. El programa, creado en 2016, ayuda a acceder a medicamentos oncológicos -muchos de ellos de alto precio-, a los remedios que usan quienes viven con enfermedades autoinmunes o a los insumos que se requieren para intervenciones quirúrgicas. Lo que se está investigando -detallaron desde el gobierno- es el mecanismo (compras vía correo electrónico) utilizado hasta diciembre de 2023 para adquirir los tratamientos.

Desde el ministerio de Capital Humano emitieron un comunicado en el que explicaron la situación y detallaron que “se inició una investigación y se detectaron irregularidades en el procedimiento de selección de proveedores para la adquisición de costosos productos farmacéuticos destinados a pacientes oncológicos y con diversas patologías graves y crónicas”. Al respecto, destacaron que “la forma que la Dadse utilizó para comprar los medicamentos viola todas las leyes vigentes para la contratación de bienes por parte del Estado”, en referencia a que dichas compras se hacían vía mail.

Y concluyeron que, “por esto, se decidió suspender el procedimiento de selección de proveedores para garantizar el pago de los subsidios a los beneficiarios correspondientes, pero en forma transparente, conforme la normativa nacional vigente de compras del estado”.

Ante esta situación, que en la práctica implica que los medicamentos no llegan, la respuesta de Gallo es clara: “No tengo problema en que investiguen si hay corrupción e irregularidades y que, si alguien tiene que ir preso, que vaya. Pero que no corten el envío de la medicación porque nosotros no tenemos nada que ver y no tenemos la culpa”.

La entrevistada es oriunda de Córdoba y se atiende en el Hospital Oncológico de esa provincia. Destaca el accionar de ese el efector de salud y los esfuerzos que allí realizan para conseguir los tratamientos de los pacientes: “El tema de la medicación excede al hospital, que hace lo que puede con los recursos que tiene”.

La mujer comenzó su tratamiento para el cáncer de mama en octubre pasado. Cada 21 días debe recibir quimioterapia (para achicar el tumor y poder operarse) e inmunoterapia (para evitar que la enfermedad regrese). Precisamente, los medicamentos que le aporta la Nación son los que requiere para la inmunoterapia. “Cuando comencé yo llegaba al hospital, me sentaba en un sillón en el horario del turno y recibía el tratamiento. No me enteraba de dónde salía el tratamiento, nada”. Pero en diciembre comenzaron las dificultades para continuar la terapia.

“En diciembre se empiezan a hacer los trámites porque el esquema de drogas que yo necesitaba cambió y ahora uso tres drogas diferentes. Ahí empezaron los problemas, porque a partir del 19 de diciembre no se recibió más medicación, ningún paciente”, relata.

En enero pudo continuar con el proceso terapéutico ya que consiguió la medicación a través de donaciones, un circuito que los propios pacientes oncológicos conocen y con el que se van ayudando mutuamente. “Hasta ese momento se podían hacer: si un paciente tenía para cuatro ciclos, se usaba una de esas drogas para mí y cuando me llegaban a mí, se las devolvía. Así se iban tapando los huecos de las demoras. Pero como nadie más recibió sus drogas, ya no se pudo hacer”, comenta. Mientras tanto, las medicinas a su nombre siguen sin llegar.

La situación de Romina no es excepcional. Débora Bosco es la presidenta de la Fundación Solidaridad Cáncer Argentina, con sede en la provincia de Buenos Aires, y comenta que esta semana recibió llamados de alrededor de 50 familias angustiadas por la falta de respuestas.

“Esta enfermedad es apolítica: le puede tocar a cualquiera y cuando vas a buscar el tratamiento, no te preguntan a quién votaste. Ojalá que todos podamos tomar conciencia de lo que está pasando, porque si esto no se soluciona rápido, lamentablemente muchas personas van a perder la batalla”, expresa.

El Centro de Apoyo Integral Hematológico, Oncológico y Trasplantes (Cenaih) acompaña a pacientes oncológicos de bajos recursos en Rosario desde hace 35 años. Su presidenta, Daniela Fambrini, señala que hasta el momento no recibieron denuncias de falta de medicación. Sin embargo, expresa su preocupación: “Esta interrupción de servicio va a afectar a los tratamientos nuevos”. Y añade: “En otras provincias hay varios casos de personas pidiendo medicación porque no se la están entregando”

“Si hay una bajada a nivel nacional, no sé hasta cuándo se va a llegar. Estamos en un contexto de incertidumbre y suspensión de todo tipo de medida o acción o programa que garantice a los más vulnerables ciertos derechos, por ampararse en sospechas de corrupción o de manejo de punteros y la verdad es que eso no es así”, considera.

Fambrini informa además que tampoco se está cumpliendo con la Ley de Oncopediatría sancionada en 2022. Esta norma estableció un régimen de protección integral para los niños, niñas y adolescentes que padezcan cáncer y vivan en el país, incluyendo la cobertura médica de los tratamientos y una ayuda económica.

“Es una incertidumbre absoluta que genera una angustia muy grande porque, sumado al diagnóstico, no saber si van a tener la medicación o las asignaciones que están previstas en la ley, es totalmente desolador”, dice la presidenta del Cenaih.

A los pocos días de cerrar la atención al público en la Dadse, por la crítica generada en la población e incluso en los sindicatos como ATE y UPCN, esta semana se volvieron a recibir reclamos. Pero las drogas terapéuticas no llegan.

El derecho a la salud es un derecho humano

Según estimaciones del Observatorio Global del Cáncer (Globocan), de la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), en Argentina hubo 130.878 casos nuevos de cáncer en el año 2020. La tasa de incidencia ajustada por edad fue de 212,4 casos por 100.000 habitantes, cifra que posiciona a Argentina dentro de los países del mundo que tienen una incidencia de cáncer media-alta. En América Latina, el país se ubica en el quinto lugar en términos de frecuencia.

Bosco es parte de la Fundación Solidaridad desde hace 13 años. En ese tiempo hubo tres cambios de gestión en el Estado Nacional (sin contar la segunda presidencia de Cristina Kirchner). Ante la pregunta sobre si alguna vez se encontró en esta situación ante un cambio de gobierno, responde: “Jamás. Es la primera vez que pasa. Anteriormente podía haber algún faltante o demora, pero nunca como en este momento que desde Nación no están entregando nada y ya van dos meses”. Y agrega que, desde que cambió el gobierno, han perdido todo tipo de comunicación con la Nación, como para poder agilizar un trámite o para consultar por estas problemáticas.

La ayuda estatal en estas situaciones es fundamental porque los medicamentos tienen costos muy elevados, imposibles de afrontar para una familia. “Esta semana me llamó una mamá porque a su hijita la operaron de un tumor en su cabecita y le indicaron un tratamiento que aprobó la Dadse y ahora, con esto de que cerraron, tuvo intenciones de hacer una rifa o algo para tratar de poder costearlo, porque la criatura todavía no pudo comenzar. Y cuando fue a la farmacia a consultar le dijeron que sale 6 millones cada ampolla”, cuenta.

Y agrega: “Es algo imposible, tenés que vender tu casa para poder hacer el tratamiento, por eso muchos están obviamente angustiados y entran en desesperación”. Las historias se repiten: “No paro de recibir llamados de muchos pacientes angustiados, de mamás de niños con leucemia que no saben cómo seguir”. Bosco resalta: “Esta enfermedad no solamente te afecta físicamente, sino emocionalmente”, por lo que la falta de medicación y no saber cómo acceder a ella profundiza lo delicado de la situación de salud.

¿Y las prepagas y obras sociales? “No están cubriendo. Pami o Incluir Salud tampoco están entregando. Tenemos a un integrante, Julio, que por la falta de tratamiento tuvo que empezar a hacer diálisis y cuando reclama a Incluir Salud le llega un mensaje automático donde le dicen que lamentablemente está suspendido hasta nuevo aviso ya que depende de Nación”.

La situación epidemiológica del país, el precio de los medicamentos y las vidas en juego demandan una respuesta urgente. En ese sentido se expresó el Cenaih en un comunicado: “Esta medida perjudica de manera directa a pacientes oncológicos y con enfermedades crónicas, que no tienen obra social o prepaga y no pueden afrontar económicamente la medicación que sostiene sus tratamientos. La suspensión de la Dadse no sólo frena tratamientos en curso, sino afecta el inicio de nuevos tratamientos, lesionando seriamente el derecho constitucional de acceso igualitario a la salud”.

Reclaman “el cese inmediato de esta medida, así como también la rápida respuesta a los pacientes y familiares que ya se encuentran subjetivamente atravesados y afectados por estos diagnósticos como para sumarles la preocupación por la desprotección total en relación a su salud y tratamiento”. Y finalizan subrayando: “El cáncer no espera, el derecho a la salud es un derecho humano y es constitucional garantizarlo”.

En el mismo sentido se expresa Bosco: “Que el señor presidente, tanto él como su hermana, se pongan una mano en el corazón y piensen en tantas familias que hoy la están pasando mal y en tantos niños con leucemia, que algunos han perdido la batalla y otros siguen en la lucha. Que por favor, el que puede haga algo y pronto”.

Fuente: El Ciudadano Web

Noticias Relacionadas

Comentar

Archivo de Noticias