Seguinos en Facebook Instagram Twitter
cielo claro cielo claro 29°C

Las cenizas de Hebe ya descansan al pie de la Pirámide de la Plaza de Mayo

En una multitudinaria ceremonia, de la que participaron dirigentes políticos y sociales, se despidió a la presidenta de las Madres.

Hebe Bonafini nació en la ciudad de Ensenada el 4 de diciembre de 1928 y en 1942 se casó Humberto Bonafini, con quien tuvo tres hijos: Jorge Omar, Raúl Alfredo y María Alejandra.

Hebe Bonafini nació en la ciudad de Ensenada el 4 de diciembre de 1928 y en 1942 se casó Humberto Bonafini, con quien tuvo tres hijos: Jorge Omar, Raúl Alfredo y María Alejandra.

Las cenizas de Hebe de Bonafini, última presidenta de Asociación Madres de Plaza de Mayo, fueron esparcidas este jueves por la tarde en la Plaza de Mayo, en una multitudinaria y emotiva ceremonia de la que participaban dirigentes políticos, sociales y gremiales, además de referentes de la cultura.

Como es tradición cada vez que fallece una de las integrantes de la Asociación, las cenizas de Bonafini fueron depositadas en un hoyo cavado en el jardín del perímetro que rodea la Pirámide de Mayo, momento que fue acompañado por otras integrantes de Madres, en medio de un fervoroso aplauso que derramó al resto de la histórica plaza.

La plaza desbordó las expectativas de las Madres que convocaron a participar de su tradicional ronda de los jueves para homenajear la memoria y legado de quien fue su presidenta desde 1979, Hebe de Bonafini, fallecida el domingo pasado a los 93 años.

Poco antes de las 15.30, la camioneta que habitualmente trasladaba a Hebe y al resto de las integrantes de la Asociación, ingresó a un Plaza de Mayo colmada de banderas y fotos de la referente de derechos humanos, donde fueron recibidas con aplausos y muestras de afecto por una multitud, entre las que se encontraban, entre otros, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, Teresa Parodi, el padre Paco Olveira y el ex ministro de Economía Amado Boudou.

Bonafini, en un video que la asociación publicó en sus redes sociales el domingo pasado, había expresado que: “El día que yo me muera no tienen que llorar, tienen que bailar, tienen que cantar, hacer una fiesta en la plaza porque hice lo que quise y dije lo que quise”.

En Rosario, también se convocaron las Madres y Abuelas de la Plaza 25 de Mayo, quienes estuvieron acompañadas por dirigentes y militantes político, sociales junto a organizaciones de Derechos Humanos.

Los restos de Bonafini descansan en la Plaza de Mayo, al igual que los de Azucena Villaflor, la primera madre, cuyas cenizas permanecen enterradas en la base de la Pirámide de Mayo, el mismo sitio donde hace 45 años las mujeres de pañuelo blanco comenzaron su lucha por los derechos humanos contra el terrorismo de Estado.

El 30 de abril de 1977, en pleno auge de la dictadura cívico militar, un grupo de mujeres encabezadas por Villaflor se concentraron por primera vez en el centro de la Plaza de Mayo y desde entonces jamás dejaron de hacerlo.

Bonafini nació en la ciudad de Ensenada el 4 de diciembre de 1928 y en 1942 se casó Humberto Bonafini, con quien tuvo tres hijos: Jorge Omar, Raúl Alfredo y María Alejandra.

A comienzos de 1977 su hijo mayor Jorge Omar fue secuestrado y desaparecido en La Plata, y en diciembre de ese mismo año corrió la misma suerte su otro hijo, Raúl. Además, al año siguiente desapareció su nuera, María Elena Bugnone Cepeda, esposa de Jorge.

Hebe María Pastor de Bonafini inició su tarea como presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo en 1979 _luego del secuestro y desaparición de la primera titular, Azucena Villaflor_, entidad en la que se destacó por la lucha por los derechos humanos, contra la impunidad de los culpables de crímenes de lesa humanidad, junto a la reivindicación de la militancia revolucionaria de los detenidos desaparecidos y asesinados.

Hebe no sólo reivindicó las luchas de sus propios hijos, sino que impulsó el reclamo colectivo de las Madres: “Todos son nuestros hijos”.

Como titular de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, promovió el crecimiento de esa institución. Impulsó la creación de un instituto universitario nacional, un periódico, una radio, una casa cultural y una librería. Además, administran el centro cultural de la ex Esma.

Estos hitos coinciden con sus ideas de que los derechos humanos debían conjugarse con los derechos sociales. De la mano de esa concepción nunca ocultó sus preferencias políticas que quedaron expresadas en sus posiciones intransigentes ante las desigualdades.

Luego de la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia en 2003, por primera vez hizo pública su adhesión a un gobierno que abrazó hasta diciembre de 2015 cuando Cristina Kirchner dejó la Casa Rosada.

Durante los más de 12 años de gobiernos kirchneristas, la asociación interrumpió sus históricas “marchas de la Resistencia” que protagonizaba cada año desde 1981.

Bonafini, figura central de la recuperación democrática, también estuvo en las calles defendiendo de democracia durante los alzamientos carapintadas contra los ex presidentes Raúl Alfonsín y Carlos Menem, y fue una ferviente opositora a los indultos en favor de los genocidas que otorgó este último.

Junto a las Madres estuvo en la Plaza de Mayo en las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 enfrentando la represión del gobierno del radical Fernando de la Rúa contra los manifestantes, donde hubo decenas de muertos.

Fue una gran defensora de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y otras políticas públicas impulsadas por los gobiernos kirchneristas.

Homenaje y escándalo

La Cámara de Diputados rindió honores a la recientemente fallecida ex titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini, aunque sobre el final el liberal José Luis Espert utilizó su tiempo para despotricar contra la homenajeada y desató un escándalo en el recinto. El homenaje comenzó sin sobresaltos: los integrantes de todos los bloques se levantaron de sus bancas y con un minuto de silencio expresaron sus respetos hacia una de las máximas exponentes del movimiento argentino de Derechos Humanos.

También hubo numerosos discursos de homenaje a la trayectoria y el compromiso político de Bonafini. Las intervenciones fueron en general elogiosas, y el homenaje navegaba en aguas calmas hasta que Espert desencadenó una tormenta inesperada. "Vamos a homenajear a una persona que es una verdadera deshonra para la Nación", arrancó el economista de derecha.

"Murió Néstor, murió Hebe. Se está cerrando uno de los tantos períodos oscuros de la Argentina, marcado por el robo, la mentira y la pobreza", dijo Espert. Y cerró vaticinando que "se viene el «Nunca Más» de la prepotencia y la corrupción. Kirchnerismo nunca más", remató, mientras desde la bancada oficialista se multiplicaban los abucheos.

Al cruce de Espert salió el jefe de la bancada del Frente de Todos, Germán Martínez, quien planteó una cuestión de privilegio contra el liberal por haber utilizado irregularmente el tiempo de un homenaje para "hablar en contra de la homenajeada".

"Si no somos capaces en estas pequeñas cosas de poner un freno a las fuerzas de la derecha que están tratando de llevar a la Argentina al abismo, me aparece que estamos equivocando", cerró el santafesino en un mensaje a la oposición.

Fuente: La Capital

Noticias Relacionadas

Comentar

Archivo de Noticias